Síguenos en

Celta

Celta 1-1 Atleti: Una de cal y una de arena.

Hoy, 7 de julio, hemos presenciado en el Estadio de Balaídos, casa del Celta de Vigo, un partido en el que el equipo local se jugaba mucho, ya que se mantienen en una lucha por el descenso en la que, aunque estén manteniendo la categoría por ahora, no pueden descuidarse. Sin embargo, el Atlético de Madrid tampoco podía pararse a respirar, porque aunque tenga prácticamente asegurada una plaza en Champions para el año que viene, aún no es nada seguro, pero además llegaban al partido a solamente dos puntos del Sevilla, por lo que, si se duermen en los laureles, pueden acabar la liga en la cuarta plaza.

En cuanto a la forma en la que llegaban estos equipos, nos encontramos que el conjunto local viene de unos partidos muy irregulares, algunos jugando de una manera espectacular, como el empate ante el Barcelona o la goleada al Alavés, y otros jugando terriblemente mal, como la derrota ante el Mallorca. Por su lado, el Atlético de Madrid llegaba del parón con un muy buen balance, consiguiendo victorias o empates en todos los partidos (5 victorias y 2 empates), y dejando buenas sensaciones, sobre todo en cuanto al ataque se refiere, con jugadores como Carrasco y Llorente que han sido un gran peligro para el rival cada vez que han tenido el balón.

Sin embargo, ambos equipos llegaban con bajas importantes, en el caso del Celta, solamente una, Denis Suárez, jugador clave en cuanto a generar ocasiones para este equipo, y para marcarlas también, mientras que los ‘colchoneros’ no podrían contar ni con João Felix, ni con Costa y tampoco con Carrasco, saliendo extremadamente perjudicado el apartado ofensivo del club visitante.

Fuente: BettingPro

En cuanto al desarrollo del partido, empezamos con un gol tempranero por parte de Morata, tras una jugada en la que la banda derecha del club colchonero (Llorente, Arias y Correa) tuviesen un magnífica conexión para que este último encontrase el pase perfecto hacia Morata que tuve que empujarla, un gran gol nacido de una jugada de equipo. Sin embargo, lejos de suponer un golpe anímico para el Celta, se mantuvieron serenos buscando el empate, pero sin conseguirlo, debido al gran trabajo defensivo del club colchonero, que defendía en bloque y que basculaba perfectamente para aprovecharse de las carencias de los jugadores ofensivos de los celestes, que intentó conseguir el gol mediante centros pero, tanto Savic, como Oblak y Giménez, estuvieron muy atentos para evitar que estos acabasen en gol.

El segundo gol del Atlético pudo llegar a partir de un contraataque al minuto 38’, en una jugada en la que Correa se iba solo, pero que el colegiado decidió pitar falta de Llorente a Jorge Sáenz, jugada con mucha polémica ya que es Jorge Sáenz el que se pone en el camino del jugador colchonero, acción que pone aún más en duda el criterio de los árbitros sobre cuándo cortar una jugada clave o cuándo dejarla seguir en caso de que la falta no esté clara, teniendo en cuenta la existencia del VAR, donde podría revisarse más tarde, mientras que una vez la has cortado, se acabó, no hay vuelta atrás.

Sin más ocasiones claras se llegó al descanso, y después de este el segundo tiempo, donde el Celta también consiguió un gol tempranero, al minuto 49’, con una volea mal golpeada por parte de Fran Beltrán que acaba en la portería sin que Oblak pueda hacer nada para impedirlo. Este gol pareció despertar en los dirigidos por el ‘Cholo’ el hambre del gol, empezando a generar muchas más ocasiones y a tener cierto control del balón, pero sin llegar a demasiados disparos a puerta por parte de ninguno de los dos equipos.

El carrusel de cambios tampoco cambió demasiado las cosas, quizás el más interesante fue la entrada de Rafinha, que supo generar varias jugadas aprovechando los pocos espacios que dejaba el Atlético de Madrid en defensa, y que a punto estuvo de generar el segundo gol para su equipo.

XI iniciales

Celta

Rubén; Mallo, Aidoo, Murillo, Sáenz, Olaza; Okay, Beltrán, Méndez; Aspas, Smolov.

Atleti

Oblak; Arias, Savic, Giménez, Lodi; Koke, Llorente, Thomas, Saúl; Correa, Morata.

Fuente: Goal

La estrategia del club vigués fue muy clara durante el partido, intentar mantener la posesión del balón con la defensa de 5 para evitar la presión de los delanteros del club colchonero, contando constantemente con la ayuda de los centrocampistas, Okay y Fran Beltrán. El problema que encontró el Celta de Vigo fue a la hora de generar ocasiones, ya que, a pesar de tener el dominio del balón, no encontraban la manera de disparar, de hecho, el gol llegó de una volea que llega en una posición muy forzada y que, tras un mal golpeo, la pelota acabó en la portería.

En el caso del club colchonero, Marcos Llorente y Correa intercambiaban su posición dependiendo del momento del partido, por lo demás, vimos a un equipo muy cómodo en defensa y que intentó hacer contraataques, que no acabaron en gol finalmente.

Conclusiones

Fuente: Marca

 

Los 5 defensas como un modo de salida de balón. Se ha visto que el Celta ha utilizado 5 defensas como un modo de tener una salida de balón ante la presión que realiza el club colchonero, impidiendo la recuperación temprana de este, algo que ningún equipo había hecho previamente esta campaña, y algo que les ha dado resultados, de hecho, quién sabe si en los 3 partidos que quedan algún club recicla esta táctica para intentar ganarle al Atlético.

El “unocerismo” colchonero funciona, es cierto que en este caso ha llegado el gol del empate, pero fijándonos en el desarrollo del partido, vemos que han sabido defender el resultado perfectamente, teniendo que llegar el gol de un disparo que ni el propio delantero sabía dónde iba a acabar. Sin embargo, aunque funcione, vemos una vez más que es muy arriesgado, ya que si hubiese seguido buscando un segundo gol en vez de encerrarse atrás, el resultado podría ser otro.

En cuanto a las claves del partido vemos que, la primera gran clave del partido fue la moral del Celta de Vigo, que no se vino abajo a pesar de empezar encajando gol en la primera jugada, y lejos de achantarse decidió que tenía que controlar la pelota, para conseguir el empate.

En segundo lugar, el encierro colchonero, muy bien hecho, no dejando al Celta jugar de manera cómoda, teniendo el club gallego que marcar con un remate que salió muy poco natural, porque no encontraban la manera de generar peligro ante un Atlético que parecía un candado.

Por último, la vuelta de la conexión Correa-Morata, que no se había visto después del parón, pero sí antes de este, sobre todo a principios de temporada, entendiéndose perfectamente y pudiendo haber generado algún otro gol de no ser por los aciertos del guardameta del club local.

Fuente: MSN

En este partido es muy difícil destacar a alguien, tanto para bien como para mal, debido a que ha sido un partido de poco desarrollo individual y mayor desarrollo grupal por parte de ambos equipos, pero de tener que dar un mejor y un peor jugador daría, como mejor jugador del conjunto local, a Rafinha, que supo aprovechar su labor como revulsivo a la perfección, y como peor jugador de este conjunto a Aidoo, que quizás haya sido el jugador más flojo del partido, aunque no haya jugado mal.

Por parte del club colchonero, el mejor jugador puede ser perfectamente Correa, que no solo dio la asistencia a Morata, sino que además supo presionar perfectamente, y generar ocasiones, además de haber podido marcar el segundo para su equipo, de no haber sido por el error arbitral. Por último, el peor jugador del club colchonero ha sido, quizás, el canterano Manu Sánchez, al que se le ha visto bastante más impreciso que de costumbre, no siendo capaz de generar ocasiones como hace normalmente, y perdiendo más balones que de costumbre, al final es un canterano y juega para sumar minutos y experiencia, pero es inusual en él que se note tanto que lo es.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

More in Celta