Síguenos en

Ligas Internacionales

Chelsea 2-5 West Brom: El conjunto de Big Sam embiste a los Blues

El Chelsea es goleado en la primera derrota de la era Tuchel tras una temprana expulsión de Thiago Silva.

Chelsea y West Brom volvían del parón de selecciones inmersos en unas dinámicas radicalmente opuestas. Los blues llegaban como uno de los equipos más en forma de Europa acompañando su alto nivel de juego con buenos resultados tras barrer al Atlético de Madrid en la ronda de octavos de la Champions League. El equipo de Sam Allardyce, por su contra, acudía a la cita anclado en el penúltimo lugar de la tabla y habiendo sumado únicamente 3 victorias en Premier hasta la fecha.

Tuchel apostó por la misma disposición que tan bien le había funcionado desde su llegada a Stamford Bridge, con una defensa de tres hombres que recuperaba a Thiago Silva dos meses después de su lesión. Con ninguna derrota y tan solo 2 goles encajados en los 14 partidos bajo la batuta del técnico alemán, la tarde pintaba plácida para el retorno del zaguero brasileño, pero esta se le oscureció en apenas 30 minutos.

Equilibrio inicial

El Chelsea arrancó impreciso ante el bloque bajo del equipo del West Brom, que se sentía cómodo viviendo cerca de su área. De hecho, fueron los Baggies quienes empezaron sacando la cabeza con un disparo de Pereira y una falta al borde del área que le costó la primera amarilla a Thiago Silva. Los locales respondieron tímidamente con un disparo raso de Alonso que blocó sin demasiados problemas el recién debutante en la convocatoria de la selección inglesa, Sam Johnstone.

Pasado el ecuador de la primera mitad, el Chelsea se encontró con las dos caras de la misma moneda en tan solo un minuto. Marcos Alonso ejecutó una falta directa desde 25 metros que pegó en el poste y Pulisic fue el más listo de la clase para adelantarse a toda la zaga rival y marcar el primero para su equipo. Aún se encontraba el equipo de Tuchel saboreando el gol cuando, nada más sacar de centro, Thiago Silva llegó a destiempo para interceptar el disparo de Yokuslu y vio la segunda amarilla antes de la media hora de partido.

El encuentro dio un giro dramático de guion y empezó un partido completamente distinto. El Chelsea pasó de la gloria al infierno en cuestión de segundos, pero no perdió su identidad y siguió intentándolo, aunque el West Brom fue mucho más resolutivo. El colegiado añadió 5 minutos de descuento en los que Matheus Pereira aprovechó para ponerse el esmoquin y deleitar a todos el mundo con dos golazos consecutivos.

Thiago Silva recibió la tarjeta roja y dejó a Chelsea con 10 hombres

Thiago Silva recibió la tarjeta roja y dejó a Chelsea con 10 hombres

El ‘show’ de Pereira

En el segundo minuto del añadido, un despeje largo del portero Johnstone se envenenó y, ante la pasividad de la defensa de los Blues, Pereira definió con una suave vaselina para firmar el empate. El delantero brasileño demostró que se mueve como nadie dentro del caos y, en otra jugada embarullada dentro del área del Chelsea, resolvió con una tranquilidad pasmosa situando el balón lejos del alcance de Mendy y poniendo a su equipo por delante en el marcador antes del paso por los vestuarios.

En la segunda mitad, Tuchel apostó por Mount para tratar de dinamizar el partido, pero no lo consiguió. El Chelsea volvió a salir más fuerte y Marcos Alonso pudo empatar el partido tras una salida en falso de Johnstone, pero mando el balón al palo. El West Brom se recogió atrás y contragolpeaba con alegría cada vez que recuperaba el balón en su campo. En una buena jugada de los Baggies, Mendy le negó el hat-trick a Pereira en el mano a mano, pero solo fue un presagio de lo que venía a continuación.

La última estocada

En la enésima contra del partido, Robinson acomodó con sutileza el interior de su bota derecha para mandar de volea el centro de Furlong directo a la escuadra izquierda de la portería de Mendy. Y casi en la jugada posterior al gol, otra gran obra coral del West Brom saliendo con velocidad terminó a los pies de Diagne que cruzó su disparo por batir por cuarta vez a su compatriota en apenas 20 minutos. Los jugadores del Chelsea observaban incrédulos la euforia de sus rivales completamente agigantados.

Pero el partido no daba tregua. Un balón largo de Jorginho proyectó la carrera al espacio de Marcos Alonso. El español centró para Werner, que sigue falto de confianza de cara a gol, y optó por dejarle el tanto en bandeja a Mount en el mano a mano ante Johnstone. En los últimos minutos, los Baggies se dedicaron a administrar su ventaja en el marcador si sufrir en exceso y redondearon su gran tarde con la manita de Robinson, tras otro gran pase de Matheus Pereira, que fue el claro MVP del partido con 2 goles y 2 asistencias en su cuenta particular.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

More in Ligas Internacionales