Síguenos en

Conmebol

Argentina 1-1 Chile: Y, otra vez, Messi no fue suficiente contra Chile

En un partido con dominio de las dos partes, Argentina empató con Chile y se fue del partido con un sabor amargo

Una vez más Chile amarga a Argentina. Una vez más Messi fue figura. Una vez más Argentina fue su propia enemiga.

Los dos equipos formaron con un 4-3-3, con propuestas similares con la diferencia en los intérpretes. Messi siendo el creador de Argentina aportó muchísimo al juego de los de Scaloni que se fue debilitando a medida que el tiempo transcurría, una constante que se notó en este encuentro más los dos de eliminatorias.

Otro punto a destacar fue la vulnerabilidad de la defensa argentina. Los errores en el retroceso facilitaron los ataques chilenos. Seguramente, la escuadra de Scaloni extraña al ‘Cuti’ Romero.

Argentina superior

La primera mitad comenzó con un Chile más dominante. Los rojos mantuvieron una buena circulación de pelota en los primeros 15′. Jugadores como Pulgar, Vidal y Aránguiz facilitaron el traslado de la redonda, encontrando esos espacios desocupados por la defensa argentina.

Por el otro lado vimos a Argentina con 20′ pasivos, sin muchos movimientos sin pelota. Nicolás González retrocedió constantemente para ayudar a Tagliafico en defensa, igualando la cantidad de jugadores en la banda. Sin embargo, esto no se vio en la derecha argentina. Meneses tomaba a Montiel y Mena aprovechaba ese espacio vacío para explotarlo. De todas formas, donde más se vio flaquear a Argentina fue en las transiciones defensivas. Con laterales adelantados, cuando Chile iniciaba un contraataque, solo los centrales más Paredes quedaban bien parados. Esto provocó que Chile genere profundidad en sus ataques.

No solo hubo puntos negativos para los laterales. Montiel y Tagliafico ayudaron en la amplitud del juego albiceleste, haciendo que los defensores chilenos tengan que decidir a quién marcar. Hubo varias jugadas, como una en el final de los primeros 45′ que terminó en un remate mordido de Lautaro Martínez, en donde Montiel se invirtió, en posición de mediapunta, aprovechando el leve retroceso de Messi.

Y ya que lo nombramos, vamos a hablar de Lionel. Fue creciendo a medida que avanzaban los minutos, soltándose y jugando libremente por todos los sectores de la cancha. Más allá de su excelente juego, Messi logró atraer constantemente a un puñado de jugadores chilenos, lo cual ofrecía un espacio para un compañero de celeste y blanco. Y en el minuto 33′, nos dejó lo que es, hasta ahora, el mejor gol de la Copa América. Un tiro libre de aproximadamente 30 metros quedó en manos de ‘La Pulga’. El ’10’ acomodó la pelota y con un efecto sacado de película puso la pelota en un ángulo, tomando revancha del muy reciente duelo contra Bravo, en partido de eliminatorias vs. Chile.

Otro jugador que fue realmente crucial en esta primera mitad fue Lo Celso. El ex- Rosario Central fue (y es) el mejor socio de Messi en la Selección Argentina. Su capacidad de generar situaciones de peligro mediante pases en profundidad o una conducción hace que sea imprescindible en el mediocampo argentino. También cabe destacar el partido de Paredes, fino a la hora de trascender ofensivamente, con pases rápidos.

En Chile se vio una defensa bastante desorientada y agobiado por la cantidad de jugadores argentinos que se adelantaban constantemente. Sobresale Maripán con buenas salidas desde el fondo. En el mediocampo, Erick Pulgar fue de lo mejor, con una gran lectura del juego. Arriba, Meneses el más atrevido, pero no logra concretar sus jugadas.

Chile crecido

Un segundo tiempo que, por lo que indicaba la línea temporal, tenía que ser de Argentina, cambió por completo en el minuto 57′. Un mal retroceso de la defensa argentina (como en todo el partido) dejó a Vargas en un mano a mano frente a Emiliano Martínez. El arquero la sacó pero el rebote derivó en Vidal, que se la punteó a Tagliafico. El ‘3’ argentino llegó tarde y tocó al Rey Arturo. Luego de la revisión del VAR, se le otorgó penal a Chile. Ejecutó el mismo Vidal pero ‘Dibu’ se hizo gigante bajo los tres palos. De todas formas, el rebote le quedó a Vargas y empató el partido.

A partir del gol, Chile creció anímicamente. Las jugadas llevaban más fuerza que hace 10′ atrás. Argentina caído por el tanto quedó partido en sus líneas y no logró conectar pases como hacía en la primera mitad.

Un punto para cuestionar de Scaloni fueron los cambios. Sacó a Lo Celso (supuestamente mal físicamente) por Di María que generó poco y nada. Además, reemplazó a Paredes por Palacios, que no es un 5 puro. Se perdió la estructura y el equilibrio de la misma

Chile no fue mucho más. Los jugadores no sobresalieron, pero lo más destacado fue la línea defensiva, mejorada en esta segunda mitad y el mediocampo. Argentina tuvo varias chances; un remate cruzado de Messi tapado por Bravo y la más clara, un centro de Lionel para González que cabeceó desviado. El partido pudo haber ofrecido mucho más en cuanto a goles.

Chile vuelve a amargarle la noche a Argentina. Un conjunto albiceleste que vuelve a exponer sus errores más que sus aciertos. Una defensa que parecía vulnerable cada vez que Chile atacaba. La Roja, que sintió la baja de Alexis Sánchez, supo aprovechar las ocasiones para atacar y leyó muy bien las intenciones de Argentina.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

More in Conmebol