Síguenos en

Analizando a...

Analizando la temporada de Trincao en el Barça

El portugués se va cedido al Wolves una temporada con opción de compra de unos 25 millones de euros, según The Athletic. También cubren su salario. Vamos a desgranar los detalles de su decepcionante y fantasmagórico paso por Camp Nou.

La operación

Su fichaje se oficializó en marzo de 2020, cuando él tenía 20 años y 2 meses. Había cuajado una buena Europa League y venía de ser elegido mejor jugador de enero 2020 en la Liga NOS con un Sporting de Braga que finalmente se proclamó campeón.

El Barça pagó entonces 31 millones de euros por un extremo que había destacado en Portugal pero que aún estaba verde. Es fácil hablar ahora, sí, pero incluso desde el club ya recalcaron que era una apuesta de futuro. Ahora puede salir traspasado por 25M€. Es decir, déficit de 6M€ en un curso.

Su sitio en la plantilla

En una escala de 1)titulares, 2)suplentes y 3)descartes, Trincão estuvo en el 2,5. Vale que jugó 42/54 partidos (77%), pero solo 10 como titular: 3 en Liga, 3 en Copa y 4 en Champions (por rotaciones en fase de grupos). Minutos de poca calidad.

En un ataque con Messi, Griezmann, Dembélé, Ansu, Coutinho y Braithwaite era prácticamente siempre recurso en vez de discurso. Eso sí, en preferencias pasó por delante de canteranos como Collado o Konrad, que no le pudieron disputar demasiados minutos. Ahora Collado sonríe.

Encaje y rendimiento

Su mejor posición era el extremo derecho, aunque también jugó puntualmente en izquierda cuando a Koeman le cogían venazos de despoblar el centro del campo para remontar. Daba amplitud pero no profundidad, desborde pero no desequilibrio… Un sí pero no.

En 42 partidos, hizo un total de 3 goles y 2 asistencias (todo en Liga). Su momento llegó cuando encadenó gol ganador contra el Betis + doblete contra el Alavés al siguiente partido. Luego el Barça empezó a tirar del mismo 4-3-3 y los menos habituales ya no tuvieron espacio.

Conclusión

Grosso modo, el fichaje de Trincão estaba pensado para estrechar las diferencias entre titulares y banquillo. Sin embargo, ni estos redujeron la brecha de nivel ni Koeman hizo demasiado para acoplarlos al equipo. El año de Trincão pasó sin pena ni gloria.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

More in Analizando a...