Síguenos en

Analizando a...

El Niza de Galtier: Parando la sangría

Analizamos al Niza, el conjunto que está sorprendiendo a toda Francia con tres victorias y un empate en lo que va de liga

Galtier ya nos demostró, primero en el Saint-Étienne y posteriormente en el Lille lo buen entrenador que es. Demostró como logra hacer del pragmatismo una auténtica virtud. Así mismo, siendo muy fiables ante cualquier tipo de contexto, “les dogues” conquistaron el título durante la pasada campaña con el técnico nacido en Marsella a los mandos de un equipo que le arrebató el trono al PSG.

Tras ganar, necesitado seguramente de un cambio de aires y dadas las buenas condiciones que le ofrecía su nuevo club, Cristophe Galtier decidió marcharse al sur para comandar un proyecto muy interesante que estaba falto de un líder que dotara de contexto a una plantilla con sobrante calidad. Así pues, se marchó a Niza y comenzó una aventura que, de momento, está resultando a las mil maravillas.

Lo asombroso del nuevo Niza, ya a las órdenes de Galtier, es su cambio radical de dinámica. En el mismo está claro que ha tenido mucho que ver el nuevo técnico. Con esto, mientras que la defensa de la temporada pasada por parte de “les aiglons” fue muy poco decente, llegando a encajar 53 tantos, durante los cuatro partidos y medio que llevan jugados en esta campaña (recordemos la suspensión del encuentro frente al OM en donde los locales mandaban en el marcador por 1-0), aún no han recibido ni un solo gol en contra.

El centro no se toca

Si por algo llama la atención este Niza es por su impenetrabilidad. Los equipos de Galtier suelen estar muy bien estructurados tácticamente. El conjunto sureño no es una excepción. La defensa es lo primordial para el entrenador marsellés. Lo está demostrando con su nuevo equipo, que de momento es el único que no ha encajado ningún gol en lo que llevamos de liga.

Su riqueza táctica, que dota al conjunto de una estructura muy sólida y por momentos infranqueable, no se podría entender sin el 4-4-2, el esquema por excelencia del técnico galo. Este es un esquema que dota al equipo de mucho equilibrio. Aunque la clave de todo el entramado defensivo está en la predisposición de todos los jugadores para ayudar a defender. Así pues, la solidaridad de cada miembro de la plantilla para ayudar atrás y proteger el área es digna de admirar. Y es que en el Niza de Galtier todos defienden, desde el delantero centro hasta el lateral izquierdo.

Con todo esto, cabe destacar que el equipo sureño no tiene la intención de presionar muy arriba. Prefiere esperar un poco más atrás y a partir de ahí agobiar al rival hasta recuperar el esférico. La doble punta (formada normalmente por Gouiri y Dolberg hasta ahora) es capital en el sistema defensivo de Galtier. Esta no aprieta a los centrales, más bien espera y se sitúa en zonas interiores para evitar que el juego llegue a los centrocampistas situados en zonas interiores. En esta tarea es fundamental también el doble pivote (formado prácticamente siempre por Lemina y Rosario), el cual se sitúa siempre a las espaldas de los dos puntas, formando así un cuadrado que niega al equipo rival el hecho de poder progresar por el medio.

En esta imagen se ve perfectamente el cuadrado que forman la doble punta y el doble pivote y que obliga al rival a jugar por las bandas. Una vez el balón va al costado, extremos y laterales están preparados para saltar a sus respectivos marcadores.

Una vez este cuadrado central formado por el doble pivote y la doble punta ha evitado que los hombres interiores reciban el balón (llegando a hacer dos y hasta tres contra uno cuando el esférico llega a uno de ellos), el Niza ya ha conseguido lo que quería: que el equipo contario ataque por los costados. Es normal pues, que en todos los partidos de “les aiglons” las estadísticas nos indiquen que el conjunto al que se enfrentan siempre ataca mucho más por las bandas que por el centro.

Cuando el juego del contrario ya está enfocado a los costados, toman mucha presencia tanto extremos como laterales. Los primeros esperan a la altura del doble pivote, y saltan a morder con una intensidad especialmente alta en cuanto el esférico llega a pies de los laterales rivales. En cuanto a los segundos, estos esperan en zona de tres cuartos rival, a la altura de los centrales. Saltan de igual forma cuando la posesión llega a los extremos rivales.

Con todo esto, el equipo dirigido por Galtier no sólo logra que el contrario tenga que enfocar su juego por las bandas. Sino que cuando el esférico llega a esa zona del campo, la presión por parte de extremos y laterales se intensifica. Así se logra que los rivales tengan muy difícil el hecho de avanzar. Aun así, este sistema defensivo tiene, como es normal, algún fallo de vez en cuando. Especialmente cuando los centrales salen mucho de posición y cuando llegan hombres de segunda línea a rematar centros laterales. Es por esto que el gran nivel que está mostrando el Niza atrás no se sustentaría sin las magníficas actuaciones de Walter Benítez. Él se está destacando como uno de los mejores arqueros de lo que llevamos de temporada, apareciendo siempre en momentos clave con paradas espléndidas.

Un ataque directo

Que el Niza tenga una posesión media de 47.9% y que en los tres partidos que ha ganado (todos menos el primero) haya tenido menos el balón que su rival, nos indica que al conjunto sureño no le importa si tiene que estar más tiempo defendiendo que atacando. Es por esto que, cuando tiene el balón, intenta verticalizar mucho para llegar al área rival lo más rápido posible.

Si el balón es recuperado en banda salen jugando normalmente por el costado. Juntándose el lateral y el extremo de esa banda más Gouiri. Este último, que parte siempre desde la doble punta, retrasa su posición a la de media punta en cuanto el equipo se hace con la posesión. Se mueve por toda la zona de tres cuartos para acercarse al balón y ayudar en la creación.

Por otro lado, si el balón se recupera en el centro, se intenta buscar a uno de los dos puntas, que como ya hemos explicado, se sitúan a diferentes alturas en cuanto se está atacando (Gouiri como media punta y el otro más adelantado). En cuanto el esférico llega a uno de estos dos jugadores, tanto extremos situados en zonas muy interiores y dejando todo el carril para la subida de los laterales, como el punta restante, se lanzan al espacio para buscar la profundidad. Con esto, mientras que extremos laterales y delanteros suben rápidamente al ataque en cuanto se verticaliza, el doble pivote se queda siempre en posiciones más atrasadas preparado para un posible contraataque.

En cuanto a la salida de presión, cabe destacar que “les aiglons” no suelen complicarse. Buscan siempre que el rival haga un amago de presionar el balón en largo para la doble punta. Aun así, a veces si que optan por salir jugando. Y es que cuentan con una pareja de centrales titular (Dante y Todibo) bastante decente en cuanto al juego con los pies se refiere.

El último apunte referente a la ofensiva del conjunto dirigido por Cristophe Galtier es para Amine Gouiri. El jugador está realmente de dulce, le sale todo. Es la pieza diferencial para el ataque del Niza. Su entrenador le ha dado las llaves de la media punta. Le ha entregado la zona de tres cuartos y el jugador no ha podido responder de mejor manera.

¿Cuál es el techo de este Niza?

Veremos como evoluciona la cosa. Pero si logran seguir a este ritmo físico, apretando defensivamente a los rivales de igual manera que en estos cuatro enfrentamientos, y son tan efectivos en el aspecto ofensivo, podríamos estar ante la gran revelación del campeonato. Ahora toca la gran pregunta: ¿será capaz Galtier de arrebatarle el título al PSG por segundo año consecutivo?

Parece complicado, porque la profundidad y calidad de plantilla de uno y otro equipo no es la misma. Pese a esto, “les aiglons” deben centrarse en seguir ganando encuentros. Además deben seguir fortaleciendo su ya muy sólida defensa y en competir frente a todos los rivales. Si esto se cumple, seguro veremos al Niza en lo más alto de la tabla, establecido en zonas europeas.

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

More in Analizando a...